Como con cualquier otro elemento que existe en el mundo, hay mitos y realidades alrededor de los mandos de garaje. Por un lado hay quienes creen que todos los mandos son iguales y pero sin embargo no por ese motivo funcionan de forma similar.

Vamos a ver algunos mitos y realidades que hay que saber sobre los mandos de garaje.

-Los mandos de garaje se pueden personalizar, lo cual quiere decir que se le puede añadir un código de instalación específico par que tenga acceso sólo ese mando de garaje y no otro. Este es quizás el motivo por el cual en general cuando se tienen dos mandos idénticos no se consigue que funcionen en una misma instalación porque sin saberlo tienen un código personalizado.

-Existen distintas frecuencias en los mandos de garaje. Por un lado tienes la frecuencia 433 y por otro lado la frecuencia 868. Esto quiere decir que cada uno de los mandos abrirá una puerta con la frecuencia similar a la que tiene, por ese motivo es que es necesario saber la frecuencia de nuestra instalación para no cometer errores al momento de comprar un mando de garaje.

-En muchas ocasiones te puede suceder que tienes un mando de una marca específica pero que al comprar otro no te valga. Esto se debe a que los fabricantes entregan sus mandos de garaje a algunos fabricantes de instalación de puertas de garaje y como bien dijimos anteriormente, como existe la posibilidad de personalizarlos, cada uno le agrega el tipo de código que desea.

-Cuando en casa tienes distintas puertas de garaje, lo ideal es que se coloque el mismo receptor con el fin de que puedas abrir y cerrar las puertas con el mismo mando. Esto hará que sea mucho más cómodo y práctico ya que de lo contrario tienes que llevar distintos mandos para abrir una u otra puerta.

-Si el garaje es de una comunidad de vecinos, lo mejor es que no tenga un código personalizado ya que de esa forma hará que cuando se estropee o algo similar haya que acudir al mismo fabricante y no se pueda reemplazar por otro. Los tiempos cambian y a veces aparecen métodos nuevos que nos terminan siendo más convenientes para nuestro mando de garaje.