Seguramente hayas escuchado hablar varias veces sobre la frecuencia del mando de garaje pero no sepas muy bien de qué se trata. Cuando hablamos de esta frecuencia, estamos hablando de la vía o el camino a través de la cual se envía una señal de radio a la zona del receptor.

Este receptor generalmente se encuentra en al puerta del garaje lo que hace de esa forma que sea mucho más sencillo enviar la frecuencia y que sea captada.

Para hacerlo más sencillo, la frecuencia del mando de garaje sería algo así como la frecuencia a través de la cual se envían las órdenes de usuario con el fin de abrir o cerrar la puerta según se desee en dicho momento.

Como sucede con otro tipo de cuestiones tecnológicas, existen diversos modos de frecuencias en los mandos a distancia. Por un lado tienes la frecuencia 433’92 Mhz y la 868 Mhz. Se tratan de frecuencias generales que puedes encontrar tanto en los hogares como también en espacios comunitarios.

Otras frecuencias que se encuentran son la 200 Mhz y la 330 Mhz. Estas frecuencias tan sólo pueden ser utilizadas por aquellas personas que forman parte del cuerpo de seguridad por lo que si tienes un mando de garaje con esta frecuencia podrías estar cometiendo una infracción. Este tipo de frecuencias especiales se envían a fabricar de forma específica por lo que no vas a encontrarlas en un establecimiento comercial y tan sólo puede ser utilizada a través de la autorización de un organismo.

Como puedes ver, las frecuencias es algo muy tradicional que no sólo vas a encontrar en el mando de garaje sino que también estará presente en otro tipo de aparatos electrónicos como puede ser por ejemplo algún otro mando a distancia que tengas en tu hogar.

Conocer el tipo de frecuencia de nuestro mando de garaje nos puede ayudar a reemplazarlo en el momento en que se estropee y necesitemos un recambio.

Ahora que sabes que sólo existen dos frecuencias de mandos de garaje posibles, te será todo mucho más fácil. ¡Suerte!